viernes, octubre 7, 2022
InicioBundesligaEl caso de Lewandowski: cómo llegó al descanso

El caso de Lewandowski: cómo llegó al descanso

Hasta la segunda mitad de la temporada, las cosas iban casi según lo previsto para Robert Lewandowski. Entonces llegó el descanso, tanto futbolístico como emocional. Hay varias razones para ello.

La temporada pasada empezó para él como había terminado la 2020/21: Robert Lewandowski marcó y marcó y marcó. Especialmente en combinación con Thomas Müller, el aparato de ataque bávaro funcionó como un robot perfectamente programado. Rápidamente se puso a la cabeza de la tabla de goleadores, batió más récords y, como el año anterior, volvió a ser elegido Jugador Mundial de la FIFA. Hasta entonces, con la mancha de la eliminación de la Copa de la DFB y el segundo puesto en la votación del Balón de Oro, la temporada iba casi según lo previsto para él.

Gestos de disgusto amontonados

Pero a más tardar en enero, el bienestar del polaco cambió. Especialmente en términos deportivos. Mientras que en la primera mitad de la temporada sólo se le podía ver en el campo ocasionalmente, como en la victoria por 2-1 contra el Maguncia, despotricando y mostrándose descontento, estos gestos de descontento se hicieron más frecuentes en la segunda mitad de la temporada. Desde el punto de vista deportivo, en Múnich se estaba gestando algo que ya no se correspondía con la ley de pureza futbolística de la Säbener Straße. Lewandowski rara vez fue encontrado por sus compañeros, y sólo en la segunda mitad de la temporada estuvo seis partidos de la Bundesliga sin marcar. Inusual para él – e insuficiente para querer volver a ser un futbolista mundial.

Lewandowski también criticó internamente el fútbol del Bayern

El polaco se dio cuenta de este desarrollo desde el principio, no le gustó. Por supuesto, también fue porque al final pudo brillar menos. Sin embargo, donde antes el ataque funcionaba con más fluidez que la barra de cerveza de la Oktoberfest, en 2022 faltó coordinación y estructura. Las ocasiones de gol para él se redujeron, muchas vinieron del azar o de la clase individual. De los 41 goles del Bayern en la segunda mitad de la temporada, sólo siete fueron de jugada fina. Lewandowski,  también criticó internamente la forma de practicar el fútbol. Porque sus objetivos deportivos personales -volver a ser futbolista mundial o volver a ganar la Liga de Campeones- se estaban convirtiendo en un recuerdo lejano.

No se trataba de Haaland en sí, sino de la distribución de prioridades

El polaco también se mostró contrariado porque los dirigentes del Bayern retrasaron las conversaciones sobre una posible ampliación de contrato hasta bien entrada la primavera. Tomó nota del hecho de que los responsables se fijaran en Erling Haaland, ya que, conociendo el funcionamiento del negocio, él mismo dijo que «entiende la filosofía del club». El problema para Lewandowski fue la distribución de prioridades: primero Haaland, luego él. Esta falta de aprecio por él fue el siguiente factor perturbador. El jugador de 33 años se mostró deportiva y personalmente decepcionado por las circunstancias en la Säbener Straße.

Las cosas no van bien de momento con la selección polaca tampoco Robert Lewandowski tras el 1:6 contra Bélgica.
Las cosas no van bien de momento con la selección polaca tampoco Robert Lewandowski tras el 1:6 contra Bélgica.

Actualmente Lewandowski está poniendo en peligro su imagen

Tras el final de la temporada, Lewandowski anunció en Wolfsburgo que había comunicado al director deportivo Hasan Salihamidzic que no prolongara su contrato. Desde entonces ha quedado claro: el polaco ya quiere marcharse, este verano, al FC Barcelona. Y, al parecer, a cualquier precio. En las últimas semanas, apenas ha perdido la oportunidad de expresar su deseo de cambio y de mencionar su también emotiva despedida de Múnich. El intercambio verbal público de golpes con los jefes del Bayern ciertamente no está puliendo su imagen, al contrario.

El Bayern busca al delantero de 30 goles

Sin embargo, también está claro: Lewandowski sigue siendo un empleado, su contrato de trabajo se extiende hasta el verano de 2023. Hasta la fecha, el Bayern no ha encontrado un sustituto adecuado para el máximo goleador. Sólo si existe la posibilidad de fichar a un atacante en el que confían en Múnich para que marque cerca de 30 goles por temporada, los responsables pueden dar cabida a las intenciones de fichaje de Lewandowski.

De lo contrario, se producirá la misma constelación que en Dortmund en 2013/14. Y eso es: quedarse. Lo quiera o no.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments