martes, septiembre 27, 2022
InicioFootballEn nombre de Su Majestad: Cómo un inversor hizo de Almería su...

En nombre de Su Majestad: Cómo un inversor hizo de Almería su asignatura

Tras el descenso en 2015, la UD Almería vuelve a la primera división española, un inversor de Arabia Saudí lo ha hecho posible. Con métodos tan inusuales como brutales.

Están un poco atrasados en Almería. Turki Al-Sheikh, presidente de la «Autoridad Saudí para el Entretenimiento» y propietario del club de la ciudad árabe del sur de España desde 2019, en realidad quería estar en la gran liga en 2022, es decir, ser un jugador internacional. Después de tres años, el club ha ascendido a la Liga. ¿Qué ha pasado en Almería desde entonces? Se podría hacer una película sobre ello. Y quizás lo hagan.

Tal vez comenzaría con una vista de pájaro del «Estadio de los Juegos Mediterráneos». Aunque no es del todo correcto, ahora se llama «Power Horse Stadium» gracias a un patrocinador de bebidas energéticas, lo que dice bastante. La tradición está dando paso a la modernidad: el estadio se está transformando en un estadio de nivel de la Liga de Campeones.

Y como en Almería se trata de hacer dinero, Al-Sheikh está añadiendo unas cuantas guindas al pastel. Para inaugurar la primera fase de las obras se celebró un festival de música, gratuito para los abonados. Ya tenía en marcha el «Rozam Music Festival» en la ciudad en 2019. Está previsto crear una zona de aficionados con restaurantes y zonas de recreo, y el hombre de 41 años quiere renovar una discoteca en el puerto y abrirla al público. Relaciones públicas en su máxima expresión para el nuevo jefe, que, según «El Confidencial», deja que los empleados se dirijan a él como «Su Majestad».

Sin embargo, Al-Sheikh se excusó de asistir a la inauguración del estadio días antes por enfermedad. «Si no estuviera en el camino del tratamiento y la recuperación, sería el primero en asistir a la ceremonia, pero mi corazón está con ustedes. Te quiero, Almería, y quiero a tu buena gente», dejó caer desde lejos. Sin embargo, rara vez se le ve en Almería. Pero el cebo tiene que ser del agrado del pez, no del pescador. Y Al-Sheikh lanza muchos cebos.

Primer entrenador destituido sin un partido de competición

En los últimos años se han presentado nuevos jugadores y nuevos entrenadores en el Almería a un ritmo casi vertiginoso. En un momento del verano de 2019 se produjeron 13 incorporaciones en 22 días, entre ellas la de Arvin Appiah (8,85 millones de euros) y la del actual atacante del Liverpool Darwin Núñez (4 millones de euros), el segundo y séptimo fichaje más caro de la historia de la Segunda División española, respectivamente. El Almería incorporó nada menos que 23 nuevas incorporaciones este verano de 2019, y un sinfín de jugadores se vieron obligados a abandonar el club. Cuando los clasificados fueron coaccionados por el club para trasladarse al Emirates en el invierno siguiente para generar espacio para las próximas incorporaciones, algunos se defendieron legalmente, según informan los medios de comunicación españoles.

¿Y los entrenadores? Ya dos días después de la toma de posesión de Al-Sheikh, se reconocía que el entrenador de entonces, Óscar Fernández, era un fracaso. Lo más extraño es que ni siquiera había conseguido un partido de competición. Fernández no fue nombrado hasta mediados de junio, tras el final de la temporada.

La fecha de caducidad de sus sucesores también expiró rápidamente. En julio de 2020 se contrató al quinto entrenador en un año, entre ellos el ex jugador de la Real Guti. «Tenemos nuestra nueva Galáctica. Por la sabana llega Guti, nuestro nuevo rey», rezaba el bullicioso canal de Twitter en noviembre de 2019. A finales de junio de 2020 fue devuelto al desierto. El sucesor, José Gomes, se quedó hasta abril de 2021, al fin y al cabo, antes de que se encontrara por fin la tapa adecuada para el cubo del Almería con el entrenador del ascenso, Rubí. Dos directores deportivos también perdieron sus puestos y fueron sustituidos por confidentes de Al-Sheikh.

Homer Simpson ve a través de la maquinaria de relaciones públicas

No son sólo las lunáticas decisiones de personal las que hacen rascarse la cabeza. En septiembre de 2019, un cambio en el logotipo del club salió de repente a la palestra a través de Twitter, con los aficionados corriendo una tormenta – como se esperaba, uno está tentado a decir. «Mi opinión es: el logotipo actual es muy bonito y creo que no debemos cambiarlo», escribió Al-Sheikh. «Espero que la dirección no lo cambie porque forma parte de la ciudad. Si me lo piden, estoy en contra de cambiarlo!!!» El hipócrita Al-Sheikh consiguió lo que quería: «Gracias, Turki», «Grande Turki», se leía en los comentarios. Pero algunos vieron el juego. Un aficionado publicó una imagen del personaje de cómic Homer Simpson con un libro en la mano. Título: Marketing avanzado.

La mejor publicidad también la prometía el sorteo de coches en los partidos del Almería en casa, el número de abonados y espectadores aumentó enormemente. Un ganador presentado por Al-Sheikh en su cuenta de Twitter causó polémica. La mujer lleva un burka, sostiene una camiseta del Almería en la mano y alaba a Alá, así como al donante, por supuesto. «Quiero agradecer al canciller Turki Al-Sheikh su amabilidad y desear que este vídeo tenga éxito». Muchos señalaron entonces que en Arabia Saudí, el país de origen de Al-Sheikh, los derechos de las mujeres están limitados y no se permitía a las aficionadas entrar solas en el estadio. El burka tampoco encajaba en su club, explicaron los aficionados.

Pero la mayoría sucumbe al glamour; todo brilla tan bonito con Al-Sheikh. A mediados de septiembre de 2019, invitó a Arabia Saudí a varios entrenadores de renombre, como el excoordinador del Real Madrid Aitor Karanka, Quique Setién, Pablo Machín y Julio Velázquez. Había discutido con ellos la filosofía del fútbol moderno en una «reunión privada», como escribió en una foto de grupo. Sin embargo, según «Marca», la lección de filosofía tuvo un coste para Al-Sheikh.

Arabia Saudí quiere reducir la dependencia del petróleo

Sobre todo está la llamada «Visión Saudí 2030», que se presentó en abril de 2016. Con ello, el reino quiere reducir su dependencia del petróleo. En nombre del príncipe heredero bin Salman, Al-Sheikh está autorizado a realizar inversiones en el ámbito del deporte en el marco de este futuro proyecto para abrir nuevos mercados en él. La visión de Arabia Saudí es convertirse en un líder competitivo internacional y en una sede de diversos deportes. El Newcastle United también forma parte de esto.

Mientras tanto, las cosas van según el gusto de los jeques en Almería, el negocio parece estar dando sus frutos poco a poco. Al fin y al cabo, el club sólo costó unos 20 millones de euros. El club ganó 15 millones de euros sólo con la venta de Darwin Núñez del Benfica de Lisboa al Liverpool. «El valor de mercado del club hoy en día es de 150 millones de euros», afirmó recientemente la mano derecha de Al-Sheikh, Mohamed El Assy, en una entrevista con Al-Riyadia.

Y en la ciudad, Al-Sheikh goza de una creciente popularidad. Donaciones generosas durante la pandemia, festivales de música, discotecas, fútbol de primera división en el estadio de primera clase, la nueva academia del club también debería estar lista en un año. Su Majestad se presenta generosamente ante el club y el pueblo. Los regalos se acumulan tanto que se pasan por alto cuestiones como la violación de los derechos humanos y fundamentales en Arabia Saudí. Al-Sheikh incluso está trabajando actualmente en un documental sobre la UD Almería a través de sus contactos. Como una película.

FC Pirámides como ejemplo de advertencia

Pero el cuento de las mil y una noches podría convertirse fácilmente en una película de terror -consulta Egipto-: En el verano de 2018, Al-Sheikh adquirió el club de fútbol Al Assiouty Sport, invirtió fuertemente en nuevos jugadores, trasladó el club a El Cairo y lo rebautizó como FC Pyramids. Después de que el éxito no se materializara, de que los hinchas rivales se burlaran regularmente de su familia y de que se le considerara un «forastero y cuerpo extraño» («FAZ»), dimitió en junio de 2019 tras dos avisos. Dos meses después compró el Almería.

¿Y qué pasa si la visión se desmorona, si el Almería vuelve a descender posiblemente? ¿Cómo reaccionará Al-Sheikh, al que el periodista y compatriota Jamal Khashoggi, asesinado en 2018, caracterizó en su día a Newsweek como «muy agresivo» y al que el alcalde Ramón Fernández-Pacheco calificó de «afortunado para Almería»?

El ojo severo de Al-Sheikh desde lejos

Que el técnico de 41 años no siempre tiene el sol en el corazón quedó demostrado en febrero de 2022, cuando el Almería volvió a flaquear en su lucha por el ascenso. «Aunque estoy lejos, controlo el comportamiento de todos los almerienses porque conozco todos los lugares de ocio nocturno de la ciudad de Almería», escribió a través de Twitter. Incluso en Málaga, a dos horas de distancia en coche, «nadie debe dudar de que también controlo los lugares allí».

Es bien sabido que el impulsivo Al-Sheikh no puede aceptar la derrota. «Es cierto», dice incluso Al-Assy. «Estoy de acuerdo con él en que no hay que aceptar la derrota mientras haya medios para triunfar».

Pero si, a pesar de todos los medios, las cosas no salen como se desea, el Almería se enfrenta a una historia sin final feliz. El equipo ascendido ya tiene el foco de atención en la primera jornada: el Real Madrid es el invitado en el «Power Horse Stadium». Un oponente que debería ser totalmente del gusto de Al-Sheikh.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments